Edificaciones de Matanzas

Matanzas padeció siempre de un pequeño problema y este fue la carencia de fondos del Ayuntamiento para cualquier empresa, y como construir una cárcel no era cosa de tener unos cuantos pesos, se hizo moda el alquiler de cuartos con esta función, lo que, al parecer, era más rentable. 

El concurrido y afamado Casino “Príncipe Alfonso” fue inaugurado el 18 de agosto de 1860 con la presencia de lo más distinguido y adinerado de la sociedad matancera de mediados del siglo XIX. Aquel día, donde la elegancia y el refinamiento estuvieron a la altura de la situación, marcaría la vida de una de las más conocidas y prestigiosas salas de recreo que fuera lucida por la ciudad de Matanzas.

El Castillo de San Severino fue la primera fortaleza construida en la ciudad para protegerla de los ataques de corsarios y piratas, en una época en la que eran tan temidos como probables. El Castillo fue mandado a construir por el rey Carlos II en 1684, o sea, fue pensado años antes de que se fundara la ciudad en 1693.

El Cementerio de San Carlos vino a solucionar el gran problema que tenia Matanzas con los cementerios desde su fundación. La enorme cantidad de lugares destinados a estos fines ya superaban el número 14, más que en cualquier otra localidad de Cuba.

Hacia el año de 1895, ante el impetuoso desarrollo de la insurrección mambisa, se procede a construir por el Gobierno Colonial, una serie de fortificaciones para guarnecer a la Ciudad de la posible entrada de las fuerzas insurrectas, a la manera de un “cinturón defensivo” que a la postre pareció ser poco efectivo.

El Cuartel fue inaugurado el 2 de febrero de 1873, siendo bendecido también por el Cura Párroco Juan Bautista Echániz Landa. Inspirado en la arquitectura neoclásica, el Cuartel de Bomberos de Matanzas es uno de los edificios más atractivos de su tipología en Cuba.

En Matanzas existieron además del Cuartel de bomberos, otros cuarteles dedicados salvaguardar los interese militares, como lo fue el cuartel Goicuría después nombrado Cuartel Ignacio Agramonte, convertido en escuela después del triunfo de la Revolución.

El cuerpo de la policía de Matanzas se formó en Enero de 1899 bajo el mando del Teniente Coronel del ejército Libertador señor Vicente Jorge como su primer jefe, y teniendo a sus órdenes 175 hombres, todos estos oficiales del Ejército Libertador.

 

El Edificio del Ayuntamiento de la ciudad actual Palacio del Gobierno comenzó a funcionar en el año 1695, aunque su creación data del 8 de diciembre de 1694, día en que se celebra la festividad de la purísima Concepción y fecha designada para realizar las primeras elecciones de los jueces, los regidores y el alcalde.

El Liceo Artístico y literario de Matanzas a a partir de su fundación en pleno siglo XIX, pasó a ser la institución cultural con mayor renombre en La Atenas de Cuba. La autorización para crearlo fue otorgada por el Gobernador civil en el mes de febrero de 1859.

Ya casi finalizaba el siglo XVII y la recién fundada ciudad de San Carlos y San Severino de Matanzas entraba a la nueva centuria con una muy pobre vigilancia de sus costas. El peligro representado por los saqueos de corsarios y piratas en el Caribe era eminente, por lo que igual de eminente representó la construcción de fuertes. Por un lado de la Bahía de Matanzas ya se levantaba el Castillo de San Severino, pero el lado opuesto, la rica zona de Canímar, continuaba desprotegida y representaba el lugar perfecto para un desembarco enemigo.

El Hospital Santa Isabel nombre para homenajear a la reina española antes llamado Hospital "San Juan de Dios" fue fundado en 1757 y ya en el siglo XIX no daba a basto con la crecida población, el arquitecto de la obra fue Julio Sagebien.